Siete meses y más de cien manos han sido necesarias para crear la que probablemente sea la cocina más suave y colorida de toda la Historia del mundo de la decoración y el arte. Una fantástica obra de artesanía en la que se combina algo tan de nuestras abuelas o madres como son las labores de lana y ganchillo, con la decoración de una cocina tradicional.