Puede que os parezca una idea descabellada, ya que la estructura que se aprecia mirándola exteriormente es bastante pequeña, pero ¿qué pensaríais si os decimos que en el interior de este edificio tan peculiar hay sitio para una cafetería y un museo? Es cierto, que no es la cafetería más grande del mundo, ni el museo que más cámaras de la marca Rolleiflex alberga, pero quizás sea uno de los lugares más singulares en los …