Tras doce años dedicados a la creación de todo tipo de obras de arte digital, la artista malasia Mónica Lee decidió reemplazar el ordenador y todas sus herramientas, por algo tan básico como el lápiz y el papel. Un cambio radical, que a juzgar por los resultados, le ha ido bastante bien.