Aunque sabemos que es técnicamente imposible que los juguetes con los que hemos disfrutado tanto en nuestra infancia cobren vida, más de una o dos veces hemos deseado fervientemente que esto tuviera lugar.