¿Dormirías tranquilamente a más de 2.700 metros de altura? Si piensas que sí, déjame darte mi más sincera enhorabuena antes de darte más detalles sobre la última locura de la empresa Airbnb.