Unas sorprendentes obras de arte en miniatura, creadas por el artista turco Hasan Kale, con la única ayuda de un pincel de punta muy fina y un pulso seguro. Obras que han sido realizadas en un lugar tan inusual, como son pequeños pedazos de alimentos.

Alimentos que van desde cascaras de cacahuetes, hasta porciones de chocolate, en los que Hasan reproduce con todo lujo de detalle, algunos de los lugares más emblemáticos de la capital turca, Estambul. Edificios, como la antigua Santa Sofía y paisajes de Turquía, recreados con pintura al óleo en espacios tan minúsculos, que cuesta creer que sean trabajos realizados por la mano del hombre.

Paisajes en miniatura creados en trozos de  comida

Pero… ¿por qué ha elegido este artista unos soportes tan extraños?

 Según hemos podido leer en su página web, los ha elegido porque “se trata de objetos tan cotidianos, que las personas nunca les prestan la atención necesaria. “A través de estos diseños, lo que quiero dejar patente, es que se pueden crear grandes cosas con muy poco. Es por eso que me decidí a utilizar este tipo de objetos, sin darle demasiada importancia a su tamaño o a su capacidad para absorber la pintura. Lo único importante es que son cosas cotidianas y con ellas puedo transmitirles mis sentimientos a otras personas.”

Más obras en: HasanKale

Paisajes en miniatura creados en trozos de comida

Paisajes en  miniatura creados en trozos de comida

Paisajes en miniatura  creados en trozos de comida

Posts relacionados