Las prisas de la vida diaria, nos imposibilitan para poder apreciar todos esos preciosos matices que nos ofrece la naturaleza en cada uno de los seres vivos con los que nos cruzamos a lo largo del día.

Cosas tan simples como esa pequeña mariposa de color blanco, una libélula que aterriza sobre la superficie del agua o incluso esa molesta polilla que revolotea buscando la luz de una farola, encierran una increíble belleza que muy pocas personas pueden llegar a apreciar en su justa medida. Una estas personas, es el bioquímico Linden Gledhill, un apasionado de la fotografía que dedica sus momentos de ocio a fotografiar lo que estáis viendo en estas imágenes: las alas de las mariposas.

Joyas microscópicas3

Fotografías, que son realizadas con la ayuda de un potente microscopio, que revelan los preciosos matices que esconden las alas de estos insectos tras ser aumentadas de siete a diecisiete veces con respecto a su tamaño natural. Alas, de delicado diseño y vivos colores, con los que Linden crea bonitas composiciones, superponiendo varias imágenes, iluminadas desde distintos ángulos.

Un ejemplo más de que el mundo natural, está lleno de pequeñas maravillas, mucho más atractivas que cualquiera de las construcciones, telas o cosas fabricadas por la mano del hombre.

Más imágenes: Butterfly wings

Otras fotos: Linden Gledhill

Joyas microscópicas2

Joyas microscópicas1

Joyas microscópicas

Posts relacionados